Mercedes-Benz

Mercedes Clase G 2018: el relanzamiento de un mito

11.01.2018

El nuevo Mercedes Clase G 2018 se prepara para su debut en el Salón de Detroit 2018, que se celebra en unos días. Podemos ver un adelanto de su interior en las fotos oficiales que presenta la marca.
Este gran mito de los todoterrenos mantendrá la misma carrocería que lo caracteriza. Se presentan grandes cambios pero manteniendo su esencia.
El interior del nuevo Clase G 2018 se avecina con novedosas características. El espacio, dentro del habitáculo, será más amplio, tanto para los pasajeros delanteros como posteriores. Los asientos nuevos son más confortables y ergonómicos e incorporan calefacción y masaje. Además, cuenta con multitud de espacios para colocar diversos objetos.
En el nuevo modelo, las salidas de aire tienen una posición más baja y forma redonda que representan los faros exteriores. Lo mismo ocurre con los altavoces, que interpretan a los clásicos intermitentes del Clase G. Cuenta con materiales de mayor calidad, ya sea madera, cuero o fibra de carbono.
Entre las novedades del diseño del salpicadero incorpora dos pantallas de 12,3 pulgadas, que se podrán manipular a través de unas teclas en el volante. Podrá configurarse con tres estilos diferentes: "Classic", "Sport" y "Progressive".
Una de sus principales particularidades, la rueda de repuesto en la puerta del maletero, seguirá existiendo en el nuevo modelo. Los clásicos tiradores de las puertas seguirán siendo los originales.
Cuenta con el sello de calidad "Schöckl", que certifica que el nuevo Mercedes Clase G 2018 ha sido testado en la conocida montaña de Graz, Austria, en la que la marca alemana pone a prueba sus todoterrenos.
Si el cliente elige el paquete AMG Line del nuevo Clase G, podrá configurarlo con tres variantes y la novedosa opción del tono claro para el interior, el beige "macchiato". Además, agrega costuras y cinturón en color rojo.
De los pocos adelantos que sabemos podemos decir que estará equipado con la transmisión automática 9G-Tronic y un modo de conducción G, que le permitirá cambiar de aceleración, dirección e incluso amortiguación.